Más de 200 jóvenes compiten contra la discriminación

  • El evento deportivo de Kanekal cuenta con la participación de personas con discapacidad y potencia el deporte como herramienta para conseguir autonomía y respeto social.

Más de 200 niños y niñas de los centros para personas con discapacidad intelectual han participado en el encuentro deportivo regional de Kanekal, en el distrito de Anantapur, celebrado a lo largo de la primera semana de marzo. Bádminton, salto de longitud, futbol, atletismo, baloncesto, ping-pong o petanca han sido algunos de los deportes que estos jóvenes de entre 8 y 18 años han podido practicar. Una cincuentena de trabajadores de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) ha dinamizado el evento.

 

El deporte no solo mejora su forma física, sino que les ayuda a mejorar su confianza y autonomía", declara Dasarath Ramaia, director del Sector Personas con Discapacidad de la FVF. "El deporte no es el fin, sino una herramienta más para el empoderamiento y la conquista del respeto social. Es una de las herramientas más poderosas que tenemos para luchar contra la discriminación en la India rural", añade.

 

Rangana Kalleu, fisioterapeuta y entrenador de los centros para menores con parálisis cerebral de la FVF, comenta: “Los chicos y chicas que obtengan los mejores resultados en este encuentro podrán asistir al encuentro estatal en Tirupati y, de ahí, a la competición nacional. Para algunos de estos chicos, que nunca han salido de sus pueblos, esto es toda una oportunidad”.

 

Este tipo de eventos refuerza la motivación de los jóvenes y les hace sentir importantes”, comenta Marta García, voluntaria del sector durante los últimos seis meses. Durante los juegos, "se encuentran con otros chicos y chicas, reforzando así sus habilidades sociales y comunicativas", puntualiza.

 

El evento forma parte de una campaña de la organización gubernamental Khelo India, dedicada a la promoción del deporte, y del Ministerio de Juventud y Deportes del Estado de Andhra Pradesh.

 

Pequeñas grandes deportistas

Sowanya y Ramaya, de 12 y 10 años, han participado en la modalidad de petanca. Tienen discapacidad intelectual y síndrome de Down, respectivamente, pero esto no supone ninguna barrera para competir. Charlan sin parar, juegan, bromean y corren como las que más. "Nos hemos tenido que levantar muy temprano, pero esto es muy divertido", cuenta Sowanya. Para Ramaya, lo mejor ha sido poder jugar con chicos y chicas de otros centros. "Me he reencontrado con compañeros que no veía desde hacía mucho tiempo", asegura.

 

Venkat, participante en la categoría de atletismo y salto de longitud, se ha convertido en todo un experto en este tipo de encuentros. En ediciones anteriores consiguió alcanzar la competición estatal y espera poder repetir este año: “Desde que participo en estas competiciones, en mi pueblo me respetan y me tratan mejor”. 

 

Texto: Aina Valldaura.