La inocuidad, ingrediente esencial en el plato

  • Problemas como la diarrea provocan cada año la muerte de más de 200.000 menores de cinco años en la India
  • Consumir alimentos inocuos puede evitar más de 200 enfermedades

La diarrea provoca la muerte de más de 200.000 niños cada año en la India, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2010), lo que representa el 14% del total de fallecimientos registrados de niñas y niños de entre 0 y 5 años. En la India, las enfermedades por consumo de productos contaminados son devastadoras, “la inocuidad de los alimentos es un ingrediente esencial para la salud de las familias de Anantapur” afirma Sirappa, director del Sector Sanidad de la Fundación Vicente Ferrer (FVF).

Hoy se celebra el día Mundial de la Salud y la OMS ha elegido este tema para su campaña mundial. Con ella, busca fomentar medidas destinadas a mejorar las condiciones de salud pública. Este año se centra en seguridad alimentaria de los alimentos, de la granja hasta el plato. Este organismo advierte que consumir alimentos inocuos evita más de 200 tipos de enfermedades, desde la diarrea hasta el cáncer. 

El concepto de inocuidad hace referencia a todos aquellos riesgos asociados a la alimentación que pueden incidir en la salud de las personas. Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas contribuyen en gran medida al círculo vicioso de enfermedades y malnutrición, especialmente en los grupos más vulnerables: niñas y niños hasta los cuatro años, embarazadas y lactantes, ancianos y enfermos crónicos.

La seguridad alimentaria es un asunto recurrente en las reuniones de concienciación del programa de nutrición de la Fundación Vicente Ferrer. El programa está en marcha en 1.449 pueblos y atiende a 45.340 personas al día. En Kunukuntla, un pueblo de la comarca de Malyavantham, 29 personas, en su mayoría niñas, participan en estas reuniones. Una de sus beneficiarias, Jayalaksmi, una joven de 24 años y madre de dos pequeñas de 3 años y 20 días respectivamente, explica parte de esta formación; “Hemos aprendido que para conservar los productos hay que separarlos en cestas y aislarlos de fuentes contaminantes. Vamos al mercado cada dos o tres días a comprar verduras para que siempre estén frescas. Es importante lavarlas antes de cortarlas para evitar restos de heces”.

 

Las mujeres, las más afectadas de desnutrición
Además de concienciar sobre seguridad alimentaria, el programa trata de atajar el importante problema de desnutrición que afecta especialmente a las mujeres y menores: el 50% de ellas sufre anemia y el 46% de niñas y niños la padece de forma crónica.

La Fundación  proporciona todas las mañanas de lunes a sábado, una papilla de raggi (un cereal nutritivo) con azúcar moreno, y un huevo cocido en días alternos. “Con este suplemento los niños pequeños crecen sanos, mejoran su resistencia enfermedades y sus capacidades intelectuales”, cuenta Nagamani, enfermera en este pueblo y otros 12 colindantes.

En Anantapur, el 65% de los niños y niñas hasta los 6 años sufre anemia o desnutrición y el peso de más de la mitad está por debajo del de un niño correctamente alimentado. Un bebé con bajo peso que sobrevive puede ver afectado su desarrollo físico y mental. “Erradicar la deficiencia nutricional temprana evita problemas de desarrollo y aprendizaje”, señala Sirappa. Por eso, las trabajadoras sanitarias de la Fundación controlan el peso de todos los niños y niñas periódicamente y recetan vitaminas o hierro a quien lo necesita. En las mujeres embarazadas el problema es la anemia.  “Les damos hemoglobina y hierro para que los bebes crezcan fuertes. Además este suplemento es muy útil para evitar complicaciones en el parto por la pérdida de sangre”, explica Bhuvaneswari, encargada de salud de la zona.

Una de las luchas más arduas es concienciar a la población de que tiene que cuidar su salud a través de la alimentación. Para contribuir a este proceso, la FVF promueve  una vez al mes talleres y charlas de sensibilización de alimentación sana y segura.  “En las charlas hablamos sobre la limpieza de las cocinas y la higiene personal”, cuenta Nagamani.  En la India, apenas una quinta parte de las familias usa jabón antes de comer y después de ir al lavabo, “tratamos de transmitir la importancia de lavarse las manos con jabón”, recalca esta enfermera.