La FVF suma cinco escuelas inclusivas para el próximo curso

  • Tres de los centros especializados incorporarán niñas y niños con discapacidad visual, auditiva, parálisis cerebral y sin discapacidad
  • El profesorado de estas escuelas dedicará el verano a estudiar lengua de signos y Braille

El nuevo curso académico en el estado indio de Andhra Pradesh comenzará en junio con tres nuevas escuelas de inclusión de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para personas con discapacidad y grupos vulnerables. Los centros residenciales de primaria para niñas y niños con discapacidad auditiva, visual y parálisis cerebral de Motukupalli, Bukkaraya Samudram y Kanekal integrarán ahora alumnado con diferentes discapacidades y sin discapacidad, lo que permite frenar la exclusión social y mejorar las condiciones de vida del primer colectivo.

Hasta ahora, estos centros estaban divididos según las diferentes discapacidades  del alumnado. La FVF ya cuenta con dos escuelas inclusivas de primaria y secundaria en Anantapur en funcionamiento desde 2016 y 2007 respectivamente.

El profesorado de estas escuelas dedicará las vacaciones de verano (de abril a junio) a formarse en lengua de signos y braille. Esto permitirá la correcta formación de todos los estudiantes durante el próximo curso académico. La escuela de la localidad de Kuderu no tardará en formar parte también de este grupo de escuelas inclusivas.

Dasarath Ramudu, director del Sector Personas con Discapacidad de la FVF, asegura que la creación de estas escuelas de inclusión solo es posible si el sistema educativo se adapta al completo. “La adecuación del programa escolar, la adaptación del aula, el acceso a la escolarización y la formación específica del profesorado son características necesarias para estas escuelas inclusivas”, afirma Ramudu. “Sabemos que no será una adaptación inmediata, debe ir poco a poco”, añade.


Nueva Ley de Discapacidad

En esta línea, el Gobierno indio aprobó en diciembre del año pasado nuevas enmiendas en la Ley de Personas con Discapacidad de 2014. En ellas se incluyen el reconocimiento de nuevas discapacidades, como las que resultan de ataques con ácido y la enfermedad del Parkinson, sumando ya 21 tipos de discapacidad, y prestan especial atención a las necesidades de mujeres y menores con discapacidad.

Todas ellas se incluyen para hacer a las leyes indias compatibles con la Convención sobre los Derechos de Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, a la que el país se adhirió en 2007. En esta se contempla asegurar un sistema educativo inclusivo a todos los niveles y que las personas con discapacidad puedan acceder a la educación de forma gratuita y en igualdad de condiciones con los demás.