El camino de la paz social

  • En el Día Internacional de la Paz, la Fundación Vicente Ferrer defiende la cooperación al desarrollo como herramienta para salir de la pobreza y promover la paz social

La paz suele hacerse más visible cuando se trabaja en conflictos armados, sin embargo la Fundación Vicente Ferrer (FVF) ha demostrado que hay otra forma de trabajar a su favor: promoviendo el desarrollo de las comunidades. La FVF cree firmemente que, dando apoyo a los más desfavorecidos en los ámbitos de educación, salud, mujer, ecología, discapacidad y vivienda se fomenta indiscutiblemente la paz social. Trabajando por una vida digna y justa se favorece la ausencia de conflicto que facilita el crecimiento y desarrollo de los pueblos, como ha sucedido en el estado de Andhra Pradesh después de más de 40 años.

En este sentido, la presidenta de la Fundación, Anna Ferrer, ha reiterado que “es obvio que cuando tienes una vida digna o existe un futuro… hay esperanza y se obvian los conflictos”. A su juicio, el progreso de las personas pobres de Anantapur, exceptuando los casos de pobreza extrema, ha contribuido a que hoy el distrito sea más pacífico.

Hace 44 años que la Fundación trabaja por esta “ausencia de violencia”, en palabras de la presidenta, aunque no siempre ha sido fácil. Cuando Vicente y Anna Ferrer llegaron al distrito de Anantapur, los naxalitas eran muy activos en la zona. Todavía hoy, esta guerrilla maoísta representa uno de los mayores problemas de seguridad interna para la India. Actúan mayoritariamente en zonas rurales de difícil control. Sin embargo, desde hace unos 25 años están cada vez menos presentes en Anantapur y han perdido la fuerza que tuvieron antaño.

Candidata en seis ocasiones al Premio Nobel de la Paz, la Fundación Vicente Ferrer se siente agradecida por esta aspiración. “Pese a que nos centramos en trabajar y no pensamos en los premios, es cierto que todos los trabajadores, voluntarios y socios colaboradores se sintieron muy orgullosos por haber sido candidatos al Nobel”, ha recordado Anna Ferrer. “Sin duda sería un reconocimiento importante el hecho de que, algún día, el Comité del Nobel de la Paz homenajeara a una organización para la cooperación al desarrollo, porque nunca ha sido así y hacen una gran labor de paz“, ha concluido Ferrer.