Blog

Arancha Fernández
30.10.2017
Madrid, Castilla La Mancha, Castilla y León

Cuando me senté para diseñar las líneas básicas de la Guía de los ODS para organizaciones del Tercer Sector lo primero que quería era que las personas que trabajan en estas entidades, de forma voluntaria o profesional, se reconociesen. Es difícil trasmitir qué es el desarrollo humano sostenible sin caer en conceptos manidos. O comunicar que una estrategia universal como la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible no se queda en objetivos grandilocuentes, sino que afectaron a las personas al contemplarlos en cada contexto.

Pensé en las organizaciones de acción social con las que hemos trabajado estos meses, Asociación Citycentro, Fundación ADEMO y Asociación Alacrán 1997, pendientes de las necesidades inmediatas de mujeres, niños y niñas, con o sin discapacidad, que necesitan soluciones inmediatas. Tal y como hace la Fundación Vicente Ferrer, con las personas más vulnerables y discriminadas en Andhra Pradesh (India), con la acción por bandera. ¿Cuál sería el puente entre los 17 objetivos de desarrollo sostenible y su realidad?

Los derechos humanos.

Ya lo dice el preámbulo de la Agenda 2030: “…Se pretenden hacer realidad los derechos humanos de todas las personas (…) con un amplio conjunto de objetivos y metas universales y transformadores de gran alcance y centradas en las personas”. Todos conocemos la teoría sobre lo que son los derechos humanos, especialmente cuando trabajas o colaboras con una ONG. Son universales y deben cumplirse tanto en las políticas domésticas como en las internacionales.

Christian Jongeneel
24.10.2017
Delegaciones

He rodeado a nado la isla de Manhattan dos veces. En unas horas me dispongo a recorrer los 70 kilómetros que separan las islas de Tenerife y Gran Canaria. En ambos retos me he enfrentado al mar sin traje de neopreno. Esforzarme y ponerme a prueba es mi manera de comprometerme con las injusticias del mundo. Y yo encontré mi causa hace nueve años, cuando conocí el trabajo de la Fundación Vicente Ferrer y la enorme dimensión que adquiere su ayuda en una de las regiones más empobrecidas del planeta: el sur de la India.

Nado para poner de relieve la extrema pobreza de la India rural, nado porque es necesario que despleguemos nuestra generosidad, nado porque me hace feliz ayudar. Y la mejor manera que sé hacerlo es promoviendo iniciativas solidarias como esta, en las que nos hemos embarcado tanta gente, tantos compañeros y tantos voluntarios.

 

Para mí en eso se resume la vida: tenemos que enriquecernos unos a los otros con nuestras acciones. En mi vocabulario no entran los pensamientos de fracaso, ni los errores. Nadar se entiende como un deporte muy solitario, pero esto está muy lejos de mis emociones y sentimientos. A mí me acompaña mucha gente. La travesía Tenerife Gran Canaria durará 24 horas en la que sortearé las bajas temperaturas, el sueño y el cansancio. Pero la motivación por construir un mundo mejor convierte estas dificultades en simples circunstancias. Mi objetivo es recaudar fondos para financiar la reconstrucción de una casa de acogida donde 25 niños y niñas huérfanos o abandonados del sur de la India tengan una vida digna.

Mario Cobos
28.08.2017
La Fundación

Sara me contaba:

-“Estaba con unas amigas mirando el cielo, tratando de ver todas las estrellas y constelaciones que una de ellas señalaba, y yo no las veía. Tenía 18 años, y días después de este acontecimiento fui al oftalmólogo. Me diagnosticaron Síndrome de Usher tipo II, una enfermedad hereditaria que me afectaría también la visión. Y digo también porque nací sorda y, gracias a la ayuda de un audífono viví toda mi infancia y adolescencia en el mundo de los oyentes, educación oralista y esfuerzos agotadores para entender a las demás. Cuando me dijeron que me iba quedar ciega solo quería meterme en la cama y no salir de ahí, pero después de un día debajo de la almohada me dije: el mundo es muy bonito y yo no me lo voy a perder, semanas después estaba preparando mi primer viaje a la India.”

Todo esto me impresionó tanto que empecé a tener conciencia de que estamos rodeados de personas extraordinarias, y lo pensaba minutos después de que Sara Crespo me dejara conocerla un poco mejor en la Biblioteca del campus en Anantapur (India). Sería mi compañera, yo iba ser en contadas ocasiones sus oídos y sus ojos, digo contadas porque su dependencia era menor que la mía, y así fue como empezamos nuestra aventura trabajando como voluntarios en las escuelas de Bukaraya Samudram que tiene la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur.

Stella Mally
01.08.2017
Viajes

Cuando cierro los ojos, veo rostros de mujeres y un mar de llamativos y bonitos colores. Cuando cierro los ojos oigo, a lo lejos, palabras de complicidad femenina cuyo significado no conozco y el resonar de risas sinceras. Y entonces pienso: en el fondo, en nuestros corazones, todos somos iguales. Pero la realidad es que nuestro lugar de nacimiento nos condiciona. Y, mientras que el hecho de haber nacido mujer en Europa no nos garantiza la automática inexistencia de obstáculos (porque los hay), nacer como mujer dálit en Andhra Pradesh ha sido durante años una sentencia condenatoria a una doble discriminación de por vida: de género y de casta.
Sin embargo, un año antes de que yo naciera, la Fundación Vicente Ferrer decidió poner en marcha un programa para poner en valor el papel de las mujeres en esta región de la India y transformar la base en la que se arraigaba esta discriminación. Ahora, 35 años más tarde, muchas mujeres ya son dueñas de sus vidas, pero el reto sigue existiendo. 

Cuando cierro los ojos, veo y oigo a estas mujeres indias; percibo su resiliencia y su fortaleza. El pasado mes de mayo tuve la oportunidad de conocerlas. Viajé a la India con el objetivo de “ayudarlas” en su camino hacia el empoderamiento y, en realidad, ellas acabaron ayundándome a mí. Ayudándome a creer aún más en lo que hago; dándome más fuerza para conseguir mis objetivos; empoderándome a mi también…

Gerardo Álvarez-Uría
10.07.2017
La Fundación

El otro día cogí el autobús que va del pueblo de Bathalapalli, donde desde hace ocho  años coordino el Hospital de Enfermedades Infecciosas de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), a la ciudad de Anantapur, en el sur de la India. Hacía mucho calor y, como había llovido hacía poco, los  mosquitos se habían multiplicado. Nos apretábamos unos con otros para caber en el pasillo. Los más jóvenes se subían en el techo del autobús para ir más cómodos. El hombre que tenía al lado no paraba de toser.

Según Naciones Unidas, en estos momentos hay 7.550 millones de seres humanos en la tierra, 1.000 millones más que hace 12 años. El 60% de la población vive en Asia, y el 18% en la India. Y es que solo este país tiene más habitantes que cualquier otro continente fuera de Asia.. Se espera además que la India supere a China en el año 2024 como el país más poblado del mundo. Los economistas dicen que tener una masa enorme de gente joven dispuesta a trabajar es bueno para que la economía india crezca a buen ritmo, pero me pregunto si esto es sostenible a largo plazo y sobre todo a qué precio.

Con semejante sobrepoblación y el incremento de la compra de vehículos motorizados, no es de extrañar que la mitad de las 20 ciudades más contaminadas del mundo estén en la India. La polución aumenta enormemente y con ella la incidencia de enfermedades respiratorias. El hacinamiento en casas y lugares públicos facilita además la transmisión de patógenos que se transmiten por el aire.

Hace poco estuve en Mumbai en una reunión científica, y quedé impresionado al saber que la mitad de los pacientes con tuberculosis de la ciudad eran multirresistentes, y de estos solo se curan el 50% de los que empiezan el tratamiento.

Carla Fibla
30.06.2017
La Fundación

Tienen objetivos y retos similares. Viven en entornos sociales, en países, completamente diferentes, pero al acercarnos a las historias de los protagonistas de los vídeos con los que hemos ilustrado las "Jornadas Madrid en la Agenda 2030: Experiencias transformadoras en pobreza y exclusión social, educación y personas con discapacidad", comprendimos que la determinación y la confianza en uno mismo no tiene fronteras.
Por eso decidimos acercarnos a su cotidianidad evitando cualquier prejuicio o estereotipo preestablecido, destacando sólo cuando era necesario que el lugar desde donde estaban transmitiendo sus inquietudes era Anantapur, Kurnool, Guntakal, localidades situadas en el sur de la India, o los barrios madrileños de Moratalaz, Hortaleza o Vallecas.


Juan Carlos, Jesús y Kullayama

 

Jordi Folgado
19.06.2017
Familia Ferrer

Foto: © FVF

Ana Belén Cañaveras
19.04.2017
La Fundación

Para algunas personas la bicicleta forma parte de un imaginario colectivo que nos transporta a momentos de la infancia, a veranos que parecían no tener fin. En la vida de Sirisha ha adquirido un protagonismo aún más especial, representa un símbolo de progreso y esperanza.

Sirisha tiene 15 años, nació en el seno de una familia sin recursos en Upanesinepalli, una aldea remota del sur de la India. Desde pequeña siempre ha demostrado mucha inquietud y curiosidad por aprender; le gustaría estudiar medicina en alguna universidad de Anantapur. Por la precaria situación de su familia, parecía destinada a engrosar los índices de abandono escolar que predominan en los pueblos de la India en las jóvenes que acaban primaria.

Pero no solo ha seguido estudiando secundaria sino que ahora dispone de una cómplice con la que comparte cada día el camino a la escuela: su bicicleta. Antes tenía que hacer el trayecto a pie y perdía clases porque tardaba mucho, además llegaba a casa ya entrada la noche y no podía ayudar a su familia. Desde hace dos años recorre con su bici los dos kilómetros que separan su hogar de la escuela mucho más rápida y segura, ya que no se expone a los peligros del camino. Cada día tiene tiempo para jugar, hacer los deberes y ayudar en casa.

Leer texto completo en El Huffington Post

 

Enric Romaguera
06.04.2017
La Fundación

En septiembre de 2010, cuando llegué por primera vez a Bathalapalli, el pequeño pueblo donde descansa Vicente Ferrer en el sur de la India, el proyecto de discapacidad y deporte solo contaba con dos atletas (dos chicas con discapacidad intelectual) y un entrenador local. Hoy en día el Programa Deporte y Discapacidad asiste a los 1.400 niños y niñas con diversidad funcional de todos y cada uno de los centros de la Fundación Vicente Ferrer en India dotando de educación física a los alumnos con discapacidad auditiva, visual, intelectual y parálisis cerebral. Hoy cuenta con 15 profesionales locales y el soporte de voluntarios españoles formados en la rama de actividad física y deporte.

En los 3 centros donde residen pequeños héroes con parálisis cerebral se han creado gimnasios adaptados – tetrasport- para que estos niños que no pueden ponerse de pie puedan ejercitarse y así sus familiares vean que “sí” son capaces. Para ellos se creó el primer campeonato nacional de Boccia -petanca adaptada- en el cual los campeones de Anantapur ganaron la Medalla de Oro en Calcuta y demostraron a sus padres lo lejos que son capaces de llegar.

Según la ONU, el deporte es una excelente herramienta para el desarrollo de los pueblos. En el caso de las personas con discapacidad, fomenta su empoderamiento y su reconocimiento social

José Antonio Hoyos
30.03.2017
La Fundación

Sin que yo mismo lo supiera o lo previera, aunque quizás sí deseándolo inconscientemente, me he visto siempre atraído por la docencia.

La palabra ha sido un vehículo que, desde que conozco, he pilotado con más o menos pericia pero, sobre todo, con mucho apego. Y de ahí a la docencia diría que solo hay un cambio de marcha, aquel que permite sistematizar el contenido para hacerlo interactivo y creativo.

Tengo un cofre dorado en mi mente en el que guardo el recuerdo de algunos profesores del colegio, del instituto y de la universidad por los que siento una admiración que para algunos de ellos es ya póstuma. Dentro de ese cofre hay frases y conceptos que me enseñaron de una manera que hoy siento tan evocadora que parecen un olor. Tengo también en la memoria ideas que me regalaron que, aún hoy en día, utilizo y parafraseo incluso en conversaciones con mis amigos.


Leer texto completo en 20 Minutos 

 

Páginas

Suscribirse a

"Desde la Fundación Vicente Ferrer siempre hemos notado vuestra cercanía, pero queremos aproximarnos todavía más. Por eso ponemos en marcha una sección de blogs para trasladar directamente nuestros mensajes, nuestros proyectos, contar a la sociedad lo que hemos hecho desde hace 45 años y los retos que quedan por abordar. Queremos, fomentar en las nuevas generaciones el espíritu de la solidaridad, contribuir a expandir su mirada, en ocasiones condicionada por las constantes  propuestas consumistas y por un cierto conformismo social."

Anna Ferrer

Autores

Ana Pastor
Reconocida periodista que destaca por su compromiso social.
Rosa Maria Calaf
Rosa María Calaf Solé es una periodista española y antigua corresponsal de RTVE
Moncho Ferrer
Director de Programas de la Fundación Vicente Ferrer
Jordi Folgado
Director general de la Fundación Vicente Ferrer
Anna Ferrer
Presidenta de la Fundación Vicente Ferrer.
Maria Valles
Ex Directora de Gestión Externa en la Fundación Vicente Ferrer.