Emili Villaescusa: "El proyecto de la aldea cooperativa en la India nos ha permitido ser más solidarios, mejores personas"

  • "Las cooperativas son empresas basadas en valores como la autorresponsabilidad, la autoayuda, solidaridad, igualdad; son empresas con un gran interés por la comunidad y el entorno más próximo, por la inclusión, por la lucha contra la pobreza y las injusticias sociales"
  • "Aldea cooperativa es el primer proyecto intercooperativo de solidaridad de la Comunitat Valenciana; se trata de una acción social colectiva, con participación de veintidós entidades cooperativas, que ha llevado el compromiso social a 10.000 km de distancia"

Emili Villaescusa, presidente de la Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana presentará el martes 6 de febrero en Valencia el libro Solidaridad y Compromiso. Diez acciones con alma cooperativa en la que la intitución recoge las experiencias en las que se han embarcado durante los últimos años. Una de las acciones es la Aldea Cooperativa en la que colaboraron 22 cooperativas de la Comunidad Valenciana. 

 

Poco más de un año después de la firma de los convenios entre la FVF y las cooperativas de la "Aldea Cooperativa", habéis viajado al sur de la India para conocer a las familias que ocupan las viviendas financiadas. ¿Cómo fue la experiencia?

Cuando vino Anna Ferrer a Valencia fue especialmente mágico el encuentro con ella porque ya solo su presencia transmitía sabiduría y generosidad. De esa visita surgió el entendimiento y complicidad para poder desarrollar un proyecto atractivo y auténtico basado en el compromiso solidario de las cooperativas valencianas para contribuir a mejorar la vida de la gente de algún lugar de la India, de la aldea de Mydugolam en Anantapur.

 

Desde el punto de vista personal, ¿qué conclusiones extrajo de la visita del proyecto integral de la Fundación Vicente Ferrer (FVF)?

Me impactó la consternación de la desigualdad y la sonrisa que no pierden . Mediante el desarrollo económico es posible cambiar la vida de las personas.

 

 

Sin la Confederació de Cooperatives de la CV, la colaboración entre las cooperativas valencianas y la FVF no habría sido posible. ¿Cuál es vuestro balance general?

Nuestro balance, desde la Confederació de Cooperatives de la CV, no puede ser más que positivo porque se trata de una iniciativa que es una muestra más de la autenticidad del compromiso solidario de todas y cada una de las entidades cooperativas que han participado en este proyecto que ha contribuido, sin duda, a cambiar la vida de muchas personas.

 

¿Hay similitudes entre la filosofía de las cooperativas y la forma de organizarse y salir adelante de la sociedad en el sur de la India?

Por supuesto. Y muchas. Las cooperativas son empresas basadas en valores como la autorresponsabilidad, la autoayuda, solidaridad, igualdad; son empresas con un gran interés por la comunidad y el entorno más próximo, por la inclusión, por la lucha contra la pobreza y las injusticias sociales. Todo ello lo vemos reflejado en la sociedad que se está configurando en el sur de la India, porque la vida que han visto mejorada gracias a proyectos como éste se cimenta en la cooperación entre las gentes para salir adelante, para enseñar lo aprendido, para educar mejor y para dar oportunidades, sobre todo, a las mujeres. Éste es el caso de nuestro proyecto, porque la aldea cooperativa pretende hacer más visible el papel de la mujer en la sociedad india, por eso, todas las viviendas construidas están registradas a nombre de la mujer.

 

El resultado con la Confederació ha sido tan positivo que la FVF está intentando llegar a un acuerdo a nivel nacional con las cooperativas que lo deseen. Al ser la Confederació la pionera, ¿qué mensaje transmitiríais a los que aún no colaboran con la FVF?

La Confederació ha hecho lo que tenía que hacer y estamos completamente seguros de que hemos encontrado el interlocutor adecuado. La FVF atesora tantísimos años de experiencia que para nosotros ha sido fácil seguirles en este proyecto. Allá donde la FVF actúa, en cualquiera de los proyectos que la organización desarrolla, hay una posibilidad de que se pueda complementar con ayuda de las cooperativas de nuestro país. No es más que transmitir el conocimiento, el saber hacer de las cooperativas como empresas con “alma” y llevarlo a donde se pueda poner nuestro granito de arena.

 

El martes 6 de febrero la Confederació presenta un libro sobre su recorrido vital en el que aparece la FVF. ¿Por qué ha sido importante incluirnos?

El libro “Solidaridad y compromiso. Diez acciones con alma cooperativa” cuenta el compromiso de las cooperativas valencianas con nuestro entorno social, cultural y medioambiental y en él se exponen 10 experiencias dignas de ser contadas. Cada una por sus particularidades y esencia, las diez acciones con alma cooperativa, como bien apunta el subtítulo del libro.  Siendo así, no podíamos obviar el proyecto de las viviendas cooperativas en Anantapur porque éste es el primer proyecto intercooperativo de solidaridad de la Comunitat Valenciana; se trata de una acción social colectiva, con participación de veintidós entidades cooperativas, que ha llevado el compromiso social a 10.000 km de distancia. Son muchas las razones para incluiros. La FVF se merece estar en este libro y nosotros estamos encantados.

 

En la FVF creemos en el poder de lo local, y la colaboración con la Confederació es un ejemplo de ello. ¿Ha sido complicado para las cooperativas decidir ayudar en un lugar tan remoto como el sur de la India?

No ha sido complicado. Las cooperativas trabajan en y para su entorno más próximo habitualmente, pero el compromiso, las acciones sociales, culturales, medioambientales que apoyan o impulsan tienen el mismo denominador común se hagan aquí o a cientos de kilómetros de distancia porque hay que contribuir a mejorar el entorno que nos rodea, la sociedad en la que vivimos; hay que contribuir a mejorar el mundo que les quedará a nuestros hijos. Todo ello cabe en el concepto de “alma cooperativa”, el ADN de nuestra empresa. Por eso, estoy convencido de que más allá de las gestiones y organización del propio viaje, las entidades cooperativas y representantes que hemos participado en este proyecto estamos muy contentos, satisfechos y también agradecidos, porque las gentes que nos hemos encontrado al otro lado del mundo, en la India, nos han permitido ser un poco más solidarios y, por tanto, mejores personas.