Bhagyamma Bheemappagari: “Evitar el acoso es motivo suficiente para instalar una letrina en casa”

  • En la aldea de Nagepalli ya son 192 las letrinas instaladas bajo el programa ‘Limpia India’
  • Impulsado por el Gobierno indio, el programa cuenta con el apoyo y colaboración de la Fundación Vicente Ferrer

Bhagyamma Bheemappagari tiene baño en casa desde hace pocas semanas y está contenta de haber cambiado de hábitos después de 48 años haciendo sus necesidades en el campo. La suya es una de las más de 18.000 letrinas que la Fundación Vicente Ferrer (FVF) ha construido en el estado de Andhra Pradesh en colaboración con el programa “Limpia India” impulsado por el gobierno del país (datos de oct 2016). El programa pretende terminar con la defecación al aire libre e incluye no solo la instalación de retretes sino también intensas campañas de concienciación para conseguir un espacio público más saneado, reducir la contaminación del subsuelo y preservar la intimidad de las personas. Se dirige a cualquier familia que no tenga  letrina en su vivienda, por lo que un gran porcentaje de los beneficiarios pertenecen a comunidades desfavorecidas o con recursos económicos muy limitados, igual que Bhagayamma y la mayor parte de los casi dos centenares de vecinos de la aldea de Nagepalli. En el último medio año han podido disponer de baños después de haber participado activamente en la consecución del programa en su pueblo.

 

¿Cómo lo hacíais para hacer vuestras necesidades hasta hace unas semanas?

Era mucho más incómodo. Íbamos a más de un kilómetro de casa para tener privacidad. Solía ir con mi marido por la noche y a veces muy temprano por la mañana. A él una vez le mordió una serpiente.

 

¿Cuáles eran para ti las peores consecuencias de esta situación?

Sé que otras personas comían y bebían menos para no tener que ir al baño durante el día pero, en mi caso, pienso que el principal problema era la pérdida de tiempo. Trabajo como jornalera para el gobierno y para vecinos a quienes ayudo en el campo, pero además tengo que hacer todas las tareas de casa. Y por otro lado, mis hijas, que ya están casadas y viven fuera, no se sentían cómodas sin disponer de baño, por lo que nos visitaban muy poco. Ahora vienen a vernos mucho más.

 

¿Cuántas veces habías podido utilizar un aseo antes de tenerlo en casa?

Recuerdo dos veces. Una en la ciudad de Bangalore y otra en casa de unos conocidos.

 

¿Por qué no teníais baño en casa? ¿Os lo habíais planteado antes?

Por supuesto. Quisiéramos haber tenido aseo mucho antes, pero el dinero que ganábamos era para los estudios de nuestros hijos. Tenemos un hijo y una hija que han cursado grados y la otra hija que estudió hasta secundaria. A nosotros no nos hacía falta convencernos mediante las sesiones de concienciación que se han hecho.

 

¿Pero os han aportado algo nuevo estas sesiones?

Fue interesante conocer la mejor manera y los productos más adecuados para limpiar el aseo. También nos explicaron la frecuencia con la que hay que hacerlo, yo lo suelo limpiar dos veces por semana.

 

¿Qué les dirías a las personas que no están convencidas de instalar un baño en casa?

Les diría que evitar los acosos a las mujeres ya es motivo suficiente. Soy consciente de que en este pueblo varias mujeres han tenido incidentes por la noche mientras iban a hacer sus necesidades. Además, disponer de letrinas es mejor para nuestra salud y para evitar la contaminación de la tierra. Y también previenes el riesgo de picaduras o mordeduras de animales, como la que sufrió mi marido por ir de noche en medio del campo.