Gerardo Álvarez-Uría
Gerardo Álvarez-Uría es médico especialista en Medicina Interna y doctorado en enfermedades infecciosas por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha centrado sus investigaciones en el VIH-SIDA, la tuberculosis y la resistencia a antimicrobianos. Desde hace ocho años es jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas de la Fundación Vicente Ferrer en Bathalapalli (India). Ha trabajado como consultor sobre enfermedades infecciosas en Manchester (Reino Unido) y es diplomado en Medicina Tropical por la Liverpool School of Tropical Medicine.

Superpoblación y resistencias antimicrobianas, compañeras de viaje

La Fundación

El otro día cogí el autobús que va del pueblo de Bathalapalli, donde desde hace ocho  años coordino el Hospital de Enfermedades Infecciosas de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), a la ciudad de Anantapur, en el sur de la India. Hacía mucho calor y, como había llovido hacía poco, los  mosquitos se habían multiplicado. Nos apretábamos unos con otros para caber en el pasillo. Los más jóvenes se subían en el techo del autobús para ir más cómodos. El hombre que tenía al lado no paraba de toser.

Según Naciones Unidas, en estos momentos hay 7.550 millones de seres humanos en la tierra, 1.000 millones más que hace 12 años. El 60% de la población vive en Asia, y el 18% en la India. Y es que solo este país tiene más habitantes que cualquier otro continente fuera de Asia.. Se espera además que la India supere a China en el año 2024 como el país más poblado del mundo. Los economistas dicen que tener una masa enorme de gente joven dispuesta a trabajar es bueno para que la economía india crezca a buen ritmo, pero me pregunto si esto es sostenible a largo plazo y sobre todo a qué precio.

Con semejante sobrepoblación y el incremento de la compra de vehículos motorizados, no es de extrañar que la mitad de las 20 ciudades más contaminadas del mundo estén en la India. La polución aumenta enormemente y con ella la incidencia de enfermedades respiratorias. El hacinamiento en casas y lugares públicos facilita además la transmisión de patógenos que se transmiten por el aire.

Hace poco estuve en Mumbai en una reunión científica, y quedé impresionado al saber que la mitad de los pacientes con tuberculosis de la ciudad eran multirresistentes, y de estos solo se curan el 50% de los que empiezan el tratamiento.

Mi compañero Raghu, microbiólogo en el Hospital de la FVF en Bathalapalli, está acostumbrado a que las bacterias que detecta en el laboratorio sean multirresistentes, incluso cuando las infecciones no son adquiridas en el hospital, sino en la comunidad. En nuestro hospital, más de la mitad de los estafilococos son resistentes a la cloxacilina y casi dos tercios de las enterobacterias son productoras de betalactamasas de espectro ampliado. En un estudio que publicamos hace unos meses observamos una clara relación entre la pobreza y la prevalencia de resistencias a antimicrobianos.

Esta mayor resistencia a los antimicrobianos se explica por múltiples factores como el uso indiscriminado de antibióticos, tanto para humanos como animales y la alta densidad de población, donde el contacto físico entre personas es más frecuente. También la falta  de un tratamiento adecuado para las aguas residuales y la dificultad para el acceso a agua potable contribuyen a crear un ecosistema idílico para la transmisión de bacterias resistentes. Además, con la sobrepoblación, el control de enfermedades transmitidas por vectores, como la malaria, el dengue o la chikunguña se hace mucho más difícil. Una vez más las personas con menos recursos son las que más sufren las consecuencias sanitarias de la superpoblación.

Hace poco Raghu estuvo en Barcelona y al volver le pregunté qué era lo que más le había impresionado. Me dijo: “Lo que más me impactó fue una vez que me monté en un autobús y al sentarme me di cuenta de que era el único pasajero. Fue la experiencia más rara de mi viaje.” En el año 2030 se pronostica que la India llegará a tener 1.500 millones de habitantes. Tendremos que estar atentos para ver qué nos depara este viaje.