Marta Vinyals Rodríguez
Nacida en Cabrera de Mar (Barcelona), Marta Vinyals colabora con la Fundación Vicente Ferrer hace más de diez años. En 2017 visitó por primera vez el proyecto como podóloga voluntaria. Durante su estancia trabajó con técnicos ortopédicos locales para el tratamiento del pie zambo en niños y niñas, con el objetivo de corregir la deformidad evitando discapacidades. Ejerce su especialidad en el equipo de la doctora Anna Ey, especialista de referencia Internacional en esta patología. Juntas trabajan en la Clínica Diagonal y forman parte de la Asociación de Cirujanos Ortopédicos Voluntarios (ACOV).

"Me dijeron que una podóloga no tenía espacio en la cooperación. Aún queda mucho por descubrir"

La Fundación

Con la inquietud de siempre ayudar tuve la gran suerte de coincidir con la doctora Anna Ey hace más de dos años. Ella fue quien me cautivó con la magia del Método Ponseti. Este método es el tratamiento de elección para el pie equino varo o pie zambo. Es una deformidad del pie que es presente desde el momento de nacer.

En España, la incidencia es de uno de cada mil recién nacidos. Existen zonas en las que esta incidencia aumenta considerablemente, y en los países en desarrollo representa una causa importante de defecto físico y aislamiento laboral e incluso social. En estos países, el acceso a tratamiento es muchas veces imposible y en la actualidad se desarrollan varios proyectos para la expansión de su tratamiento.

El pie zambo, sin el adecuado tratamiento, puede convertirse en una discapacidad aislante en la adultez

La doctora Anna Ey inició en 2009, dentro del proyecto Disabled, un programa de formación en la Fundación Vicente Ferrer. Esta iniciativa se lleva a cabo por los técnicos ortopédicos y los trabajadores de campo (field workers). Ocho años después, la esencia Ponseti sigue viva y con nuestra visita nos encargamos de que se mantenga intacta. Es importante revisar los principios del Método y asegurar un único protocolo homogéneo en el área de intervención de la Fundación Vicente Ferrer

El Método Ponseti no es poner un yeso, es una manera específica de manipular el pie y de enyesado. Incluye también una manera específica de evitar que vuelva la deformidad con una férula de uso nocturno y una manera específica de prevenir su reaparición. No es tan importante iniciar el tratamiento justo al nacer como que quien lo inicie esté formado y realice bien la técnica. Es por este motivo que insistimos en que no es necesario que todos los trabajadores de la organización sepan realizar el Método Ponseti, sino que algunos especializados en cada área que dominen la técnica. Esto ofrecerá más calidad en el tratamiento.

En algún momento me dijeron que la figura del podólogo no tenia su espacio en la cooperación, pero he comprobado que existen muchos caminos por descubrir. Con 24 años ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido. Durante estas semanas he compartido algunos momentos duros pero a la vez momentos absolutamente gratificantes y muy emotivos. Lágrimas de frustración por no poder llegar a todos aquellos que lo necesitan pero siempre fueron más las de alegría al ver pacientes caminando y con un futuro por delante que nunca hubieran imaginado. Nosotras entendemos la cooperación como ofrecer la formación necesaria para que puedan ser autónomos en el tratamiento de esta deformidad, adaptándonos siempre a los medios que están al alcance en cada zona en la que hemos trabajado.

Agradeceré siempre la colaboración de toda la Fundación Vicente Ferrer, que te hacen sentir como en casa y en especial a Anna Ferrer por su implicación en el proyecto. Volveremos pronto.