Comercio Justo

El Comercio Justo de la Fundación Vicente Ferrer tiene como objetivo combatir la cruel discriminación que padecen las mujeres empobrecidas con discapacidad de Anantapur (Andhra Pradesh).

Únete a nuestro ciclo de Comercio Responsable

Te proponemos otra forma de ser solidario: un ciclo de comercio responsable en el que el comprador muestra un compromiso social, cultural y humano.

El ciclo empieza cuando una mujer con discapacidad accede a un trabajo por el que recibe una retribución justa y un medio de vida que favorece su autonomía y la aleja de los estigmas sociales. El ciclo acaba con la compra del producto que ella fabrica por parte del consumidor final.

Los beneficios obtenidos con la venta de los productos de Colaboración Activa se reinvierten directamente en el programa para la contratación de más mujeres.

Tiendas

Para fomentar el ciclo de comercio solidario creado bajo la marca Colaboración Activa, la Fundación Vicente Ferrer pone sus productos a disposición del público a través de sus tiendas solidarias y la Tienda Online.

Tiendas Solidarias

Tienda Online

Un poco de historia

En 2001 la Fundación Vicente Ferrer creó en Anantapur (Andhra Pradesh) los primeros talleres-residencia para mujeres sin recursos y con discapacidad. En ellos, grupos de mujeres reciben formación en una actividad artesanal.

En los talleres se les ofrece también educación básica, alojamiento, seguimiento médico y un empleo estable durante todo el año. El objetivo es contribuir a su integración en un contexto social en el que este colectivo está duramente marginado y estigmatizado.

En la actualidad 320 mujeres con discapacidad integran el programa y elaboran productos de yute, papel maché, bordados a mano, costura, joyería y araconut (hojas de palmera prensadas).

Desde que trabajan y perciben un salario, la vida de estas mujeres ha cambiado: ha aumentado su autoestima y reconocimiento social.

Nuestros talleres artesanales

  • Apoyamos la organización y agrupación de mujeres con discapacidad y les proporcionamos formación en artesanía. 

  • Pagamos un salario justo de acuerdo con la realidad socioeconómica de la región.

  • Las mujeres que trabajan en los talleres cuentan con un programa de asistencia en nutrición, rehabilitación, economía familiar, higiene y salud.

  • Respetamos el medio ambiente a través de la utilización de materiales naturales.

  • Eliminamos intermediarios.

  • Destinamos los beneficios de la venta en la consolidación y ampliación del proyecto.

  • La Fundación Vicente Ferrer pone al servicio de los talleres los medios y la infraestructura adecuados. Las trabajadoras ponen su esfuerzo, tiempo e ilusión.