Trabajo en común contra los embarazos precoces

  • Además de las limitaciones de desarrollo personal, los embarazos precoces conllevan riesgos sociales y económicos
  • Sólo el 0,2% de las mujeres en el distrito de Anantapur consumen algún tipo de método anticonceptivo

Cada año cerca de 16 millones de chicas de entre 15 y 19 años dan a luz en el mundo, según Unicef. De esta cifra, el 95% tienen lugar en países de renta baja y media y la mitad en sólo siete países: Bangladesh, India, Brasil, República Democrática del Congo, Etiopía, Nigeria y Estados Unidos.
El contexto de los embarazos precoces no es siempre el mismo. La mayor parte de los casos ocurren fuera del matrimonio y no son deseados en países de América Latina, África Subsahariana o Estados Unidos; sin embargo, en Asia suelen estar relacionados con matrimonios infantiles.

En la India, 1 de cada 3 niñas se casa antes de cumplir la mayoría de edad. Una de las razones para que se haya alcanzado esta cifra es que no existe una educación sexual que trabaje en la prevención de este tipo de embarazos. En el distrito de Anantapur, principal zona de actuación de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), solo el 0,2% de la población consume algún método anticonceptivo, generalmente la píldora, según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud Familiar (NFHS 2015-2016) de la India.


La labor de la FVF contra los embarazos precoces
En las zonas rurales de Anantapur, la FVF lucha para controlar e impedir los embarazos precoces (entre niñas y adolescentes menores de 18 años) por las consecuencias psíquicas y físicas que conllevan. El trabajo consiste en una importante labor basada en la prevención de los matrimonios infantiles, que en Andhra Pradesh alcanza la cifra de 95.912 niñas de entre 10 y 14 años. Es un arduo trabajo de sensibilización y concienciación que ejecutan los sectores de Mujeres y Sanidad en zonas rurales.
La línea telefónica gratuita Childline, impulsada por el Gobierno indio, atiende las llamadas de la población, tanto menores como adultos, que informan sobre violaciones de derechos en la infancia. La FVF coordina el registro de llamadas, acciones e intervenciones en el distrito de Anantapur, atendiendo sobre todo casos de alerta por matrimonios infantiles.

Ante estas situaciones, el equipo del Childline recoge toda la información del caso y la deriva a los Servicios de Desarrollo Infantil, que se desplazan hasta donde se encuentra la familia para sensibilizar sobre los problemas que pueden generar en la salud y bienestar de la menor los matrimonios precoces, así como las disposiciones legales que implican esas actuaciones. “Recibimos alrededor de 180 llamadas cada mes” afirma Adinarayana, coordinador del Childline en Anantapur. “Es un trabajo que realizamos conjuntamente con diferentes organizaciones de desarrollo y protección infantil del distrito, así como con la policía y autoridades locales”.

Al mismo tiempo, las trabajadoras sanitarias rurales de la FVF realizan talleres de sensibilización en sus áreas de actuación. En ellos se invita a adolescentes, madres y suegras para debatir sobre salud sexual y reproductiva. Durante las charlas se informa a las mujeres y niñas sobre las consecuencias para la salud de las niñas que derivan de matrimonios y embarazos precoces, así como de los efectos que pueden producir en el feto y el desarrollo del bebé. “Sensibilizar sobre salud sexual y reproductiva es un reto en estas zonas porque se tratan temas que a menudo son tabú” afirma, Rumni, coordinadora de salud rural en Narapala.

La participación de diferentes sectores de la FVF responde a la necesidad de implicar a toda la población, remando hacia el mismo objetivo: combatir esta lacra cuyo origen no son las tradiciones sino la pobreza extrema en la que viven muchas familias de la India rural./ Texto: Marta Lagarejo e Irene G. Dugo