El trabajo infantil, asignatura pendiente en Andhra Pradesh

© Albert Uriach/FVF
© Albert Uriach/FVF

Ocho de cada 100 niños y niñas en Andhra Pradesh trabajan. Es el doble que en el resto de la India. “En los últimos 30 años hemos visto reducirse esta cifra drásticamente, pero la situación sigue siendo preocupante”, ha afirmado Chandra, director de educación de la Fundación Vicente Ferrer (FVF).

“Andhra Pradesh vive de la agricultura y las familias tienen ingresos inestables, por lo que muchos padres emplean a sus hijos e hijas a cambio de un salario porque piensan que es más beneficioso que enviarles a la escuela”, ha puntualizado. De hecho, en este estado la agricultura emplea al 71% de los niños y niñas que trabajan, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Asimismo, la comisión nacional para la protección de los derechos de la infancia ha llamado la atención en un reciente informe sobre la preocupante situación de los niños y niñas que son empleados en los campos de algodón de Andhra Pradesh. Las fábricas, el comercio, la construcción, el transporte y la minería son otros de los sectores económicos en los que se emplea a niños y niñas.

Se suceden con cierta frecuencia las noticias en los medios indios sobre la explotación infantil, pero las críticas se ciernen sobre la falta de condenas a los empresarios. Según un artículo de Times of India, desde 2007 en Andhra Pradesh no se ha condenado a ninguno de los acusados de emplear a niños en sus empresas.

El informe de la OIT cita la pobreza como una de las principales causas del trabajo infantil y apunta a una relación directa con la tasa de escolarización de los niños y niñas entre 7 y 14 años. “En Anantapur la situación es peor que en la media de la India, porque la mayoría de las personas viven bajo el umbral de la pobreza y el 20% de los niños no llega a matricularse en secundaria”, ha apuntado Chandra. Esto significa que a los 11 años dos de cada diez menores dejan de ir a la escuela. La situación era mucho peor hace años, pero aún hay casos de familias que obligan a sus hijos e hijas a trabajar para el propietario de las tierras que cultivan y saldar así la deuda contraída. “Es una situación desesperada, los padres piensan que así al menos sus hijos tienen ropa y comida”, ha relatado el director.

La crisis frena la lucha contra la explotación infantil
El programa de desarrollo que ha impulsado la Fundación ha sido clave para afrontar las causas de la pobreza y aumentar las tasas de escolarización, que actualmente en los pueblos donde trabaja la FVF llega al 99% en primaria. Con todo, aún siguen produciéndose casos de trabajo infantil en el distrito. Cuando el personal de la Fundación encuentra a algún niño o niña trabajando, inmediatamente habla con sus padres y les da opciones para reinsertarlos en el sistema educativa, ya sea en las escuelas residenciales del Gobierno o en las escuelas puente de la Fundación para niños que han abandonado sus estudios.

Pero el problema tiene una dimensión mucho mayor: “Existen leyes contra el trabajo infantil pero no funcionan porque las autoridades son corruptas, es necesario cambiar el comportamiento de la gente y que no esté socialmente aceptado que un niño esté trabajando”, ha apuntado Chandra. Según la OIT, “la India es el país que mayores dificultades presenta para erradicar el trabajo infantil”. En este país 12 millones y medio de niños y niñas trabajan cada día. Esta organización ya ha manifestado su preocupación porque la crisis pueda frenar la lucha contra la explotación durante la infancia.
  

Aviso Legal | Política de protección de datos | Política de cookies | Contacto | Intranet | 902 22 29 29
© Fundación Vicente Ferrer. Todos los derechos reservados.