Alumnos de la Escuela de Tenis lanzan un lip dub para demostrar el poder integrador del deporte

  • El centro es un proyecto conjunto entre la Fundación Vicente Ferrer y la Fundación Rafa Nadal que tiene como objetivo evitar la exclusión de colectivos empobrecidos y promover la igualdad de género

El alumnado y el profesorado de la Escuela de Tenis de Anantapur protagonizan un lib dub con el objetivo de dar a conocer el valor del deporte como herramienta de integración social en un contexto de pobreza extrema como es Anantapur, distrito del Estado de Andhra Pradesh, en el sureste de la India. Los participantes realizan un playback mientras suena la canción ‘You can count on me’, de Bruno Mars.

Grabada en un plano secuencia, el grupo participa en esta divertida experiencia que demuestra la cohesión del alumnado, chicas y chicos que pertenecen a grupos de distinto origen socioeconómico.

La Escuela de Tenis, un proyecto de la Fundación Vicente Ferrer financiado por la Fundación Rafa Nadal, involucra a 170 niños, niñas y  jóvenes en la práctica de tenis con el objetivo principal de complementar su formación académica con una educación en valores sobre la integración y la igualdad de género.

Ambas fundaciones se aliaron en 2010 para poner en marcha este proyecto deportivo que tiene importantes beneficios, no solo para la salud, sino, sobre todo, para la integración de colectivos de distinto nivel socioeconómico. Además, el deporte también ha demostrado ser un instrumento que favorece la igualdad de género. En el caso de la India rural, los roles de género están aún muy marcados y el proyecto contribuye a desdibujar las barreras a través del compañerismo y la consecución de  objetivos comunes.

En el caso de los colectivos empobrecidos, el deporte ha demostrado ser un buen aliado para aumentar su autoestima y evitar su autoexclusión. El trabajo en equipo, la cohesión del grupo, el respeto y la responsabilidad son otros beneficios de la actividad deportiva que tienen impacto directo en el desarrollo personal de los jóvenes porque los aplican a entornos distintos al terreno de juego. Además de la práctica de tenis, el alumnado asiste a formación de inglés e informática. El proyecto incluye un suplemento nutricional y revisiones médicas.