El Fondo Permanente contra la Sequía se reactiva tras cuatro años

Saludos, somos los habitantes de Gangavaram. La Fundación Vicente Ferrer (FVF) nos ha otorgado 10.800 rupias a través del Fondo Permanente contra la Sequía, por ello, solicitamos que se nos entregue el cheque correspondiente, a nombre de Virupamma. Así empieza la carta que Virupamma acaba de entregar, junto con otras 25 mujeres, en la oficina de la FVF en Kalyandurg.

En 2007 fue la última vez que Virupamma pidió a la FVF acceder a este fondo, una ayuda económica que oscila entre las 1.300 y las 1.500 rupias (entre 19 y 22€), y que se ofrece a las poblaciones del distrito más afectadas por la escasez de lluvias. “No tenemos con qué cubrir nuestros gastos y ni siquiera podemos iniciar una nueva cosecha”, explica la beneficiaria. “Si no llueve no hay cosecha, ni comida, ni trabajo”, completa Sree Devi, coordinadora de Salakamcheruvu, uno de los pueblos más afectados por la sequía, “por eso la gente migra durante tres meses a grandes ciudades como Bangalore o Chennai, cosa que conlleva otros muchos problemas asociados”.

El Fondo Permanente contra la Sequía nació en 1997 para ayudar a los agricultores durante los periodos de sequía. Gracias al fondo, las familias podrán comprar semillas y abono e iniciar una nueva cosecha, además de cubrir sus gastos o comprar animales. “Yo voy a comprar un cabrito por 800 rupias, engordarlo y venderlo dentro de 6 meses por unas 2.600. Así podré devolver el fondo”, revela Virupamma.

La peor sequía de los últimos cuatro años
Desde hace dos meses, la población de Anantapur mira al cielo esperando con angustia que lleguen las habituales lluvias de septiembre, que permiten hacer crecer los cultivos plantados en los meses de junio y julio. “Las lluvias de septiembre y octubre son imprescindibles, si no llueve una cantidad mínima, los cultivos se echan a perder”, asegura Sudheer, Director Regional de Kalyandurg.

Sin embargo, este año apenas han caído 58 de los 229 mm esperados. Y eso en el mejor de los casos, dado que en zonas como Madakasira todavía no ha llovido nada. En consecuencia según estimaciones del departamento de ecología de la FVF, el 80% de las cosechas, en su mayoría de cacahuete, se ha malogrado, generando una situación de gran riesgo para muchas familias del distrito, cuya economía se basa en la agricultura.

“Ahora los campesinos tienen miedo de iniciar una segunda cosecha en noviembre porque no saben si habrá suficiente agua para sacarla adelante: 18.000 pozos se han secado”, explica Nageswara Reddy, Director del sector de ecología de la FVF. “Esta es, sin duda, la peor sequía de los últimos 4 años”.

Cambios climáticos y cortes de luz que agravan la situación
Además de un incipiente cambio climático, que ha provocado el aumento de las temperaturas de los 32 a los 36º C este mes de septiembre, los campesinos se han visto severamente perjudicados por los continuos cortes de luz que vive el distrito a causa de la huelga de la región de Telangana, que solicita la creación de un estado independiente de Andhra Pradesh. La consecuencia principal, es la imposibilidad de extraer el agua del acuífero para regar los cultivos: “sólo contamos con electricidad 4 ó 5 horas al día y nunca sabemos en qué momento”, explica Nageswara Reddy. “Aún nos queda agua en el subsuelo, pero no podemos utilizarla”. La huelga se desconvocó el lunes 24 de octubre, pero el suministro eléctrico aún no funciona con normalidad.

Ahora los campesinos ya no miran al cielo sino al calendario: si los pozos se recuperan con los ciclones de noviembre podrán iniciar un nuevo cultivo. Con ello ganarán algo de tiempo para buscar una solución a la sequía que azota este año el distrito.