Blog

Xavier Manubens
29.11.2016
La Fundación

Al mes de arrancar el Departamento de Traumatología del Hospital la Fundación Vicente Ferrer (FVF) en Bathalapalli percibí algo que me llamó la atención. Los casos que llegaban al hospital eran casos que ya nadie quería atender. Gente que había agotado todos sus ahorros y que las clínicas privadas nos referían.

Las personas empobrecidas solo podían acudir por aquel entonces al hospital del Gobierno en Anantapur, que contaba con un departamento de traumatología. Debido a los escasos recursos financieros, la pobre infraestructura y la carencia de doctores especializados, se negaban a ingresar casos complejos y eran referidos a instituciones más grandes fuera de Anantapur o clínicas privadas con altas tarifas.

Entre los pacientes que nos llegan acuden personas con VIH que ningún médico quiere operar por miedo a infectarse

Entre los pacientes que llegaban al hospital se encontraban también personas con el VIH/sida que habían sufrido una lesión traumática. Habían acudido a otros centros pero nadie quería tocarlos por miedo a infectarse. Algunos llevaban un mes intentando ser tratados, así que su condición era pésima.

Es por eso que el servicio de traumatología de Bathalapalli nació con una clara prioridad: atender todas y todos los pacientes que no pueden tener acceso al tratamiento de sus lesiones. La situación no ha mejorado desde entonces. De las 700 cirugías ortopédicas y traumatológicas que llevamos a cabo durante 2015-2016, una cuarta parte fueron pacientes con VIH/sida.

Manorajan Dimme
29.11.2016
La Fundación

Se estima que en Andhra Pradesh y Telangana, los estados del sur de la India donde trabaja la Fundación Vicente Ferrer (FVF), viven 400.000 personas infectadas con el VIH. Se trata de la mayor población de personas infectadas por VIH en toda la India, seguido por el estado de Maharashtra donde el virus afecta a unos 300.000. Solo en 2015 se produjeron en estos dos estados más de 7.500 nuevos contagios. Si los juntamos con las cifras en Bihar, Guyarat y Uttar Pradesh, estas representan el 47% de las nuevas infecciones de todo el país.

En 2015, más de 2,1 millones de personas vivían con el VIH en la India. Un número que ha descendido discretamente desde 2007. Los menores de 15 años constituyen el 6,5% de todas las personas que viven con el VIH y el 40,5% son mujeres, dos de los colectivos más vulnerables.

Las mujeres y los niños son los colectivos más vulnerables

En el Hospital de Enfermedades Infecciosas que la FVF gestiona en Bathalapalli actualmente hay registrados 28.300 pacientes. La mitad de las personas en tratamiento antirretroviral en el distrito de Anantapur (unas 5.000), lo reciben en nuestro hospital. Las personas con VIH/sida están mucho más expuestas a desarrollar infecciones oportunistas como la tuberculosis, una de las principales causas de mortalidad. En el último año hemos diagnosticado 2.000 casos de esta enfermedad.

La sequía crónica en Anantapur y sus consecuencias socioeconómicas son una de las causa de la alta prevalencia de la enfermedad. La pobreza extrema, la falta de seguridad, de empleo y las deudas debido a cosechas fallidas fuerzan a la población a migrar temporalmente a las ciudades, exponiéndoles al HIV/sida.

Moncho Ferrer
15.11.2016
Familia Ferrer

La India ha puesto en marcha un ambicioso programa para limpiar el país. “No podemos seguir viviendo en la inmundicia”. El primer ministro del país, Narendra Modi, lanzó este contundente mensaje en agosto del año de2014 cuando presentó la campaña “Limpia India”, destinada a paliar los problemas derivados de la falta de saneamiento del país. Un 67% de las viviendas rurales y un 13% de las urbanas carecen de inodoro. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la crisis de salubridad como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio. El 60% de la población mundial que defeca al aire libre lo hace en la India.

El plan de choque de Modi necesita de aliados para llegar hasta los millones de personas que viven en aldeas remotas. Por eso ha solicitado la colaboración de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) para realizar una labor de concienciación en más de 400 pueblos de Anantapur y Kurnool, al sur de la India, para usar el retrete, así como para apoyarles en la construcción de aseos en las viviendas, financiados por los Gobiernos nacional y de Andhra Pradesh. Como embajadores de esta iniciativa, el gran propósito de la Fundación es motivar y sensibilizar sobre el uso del baño, una labor que tendrá que mantener incluso después de que finalice la construcción, porque luego hay que conseguir que la población los utilice. En la India rural la falta de costumbres higiénicas están muy arraigadas. De momento, la Fundación ya ha arrancado este proceso. El Gobierno nos ha encargado la construcción de 44.000 servicios para los que destina un importe de unas 17.000 rupias por vivienda.

El Gobierno quiere que este macroproyecto de limpieza tenga resultados tangibles en agosto de 2019, aniversario de Gandhi, que siempre mostró preocupación por la degradación del país

Moncho Ferrer
14.10.2016
Familia Ferrer

¿Puede erradicarse la pobreza extrema? Sí. Las cifras globales que se revisan cada año por estas fechas no acompañan esta rotunda afirmación, pero la aplicación práctica del desarrollo sostenible demuestra que con las políticas sociales y económicas adecuadas es posible avanzar hasta lograrlo.

La mitad de la población mundial vive con menos de dos euros al día, de los cuales más de 1.000 millones lo hacen con apenas un euro al día. Y de ellos, uno de cada cuatro, 300 millones de personas, sobreviven en la India.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) la erradicación de la pobreza es el reto principal, un fin que coincide con la filosofía de la Fundación Vicente Ferrer (FVF). La pobreza es la violación más grande de los Derechos Humanos, afirmaba Vicente Ferrer.  Desde hace décadas, la FVF trabaja en los estados de Andhra Pradesh y Telengana, junto a las comunidades más desfavorecidas por el sistema de castas, para lograr la erradicación de la pobreza extrema. La lucha podría resumirse en que la pobreza deje de ser hereditaria, en romper el círculo vicioso que condena a los que menos tienen, trabajando en el potencial humano de los que están dispuestos a cambiar su presente. Estamos concluyendo una década en la que las crisis económicas han aumentado las cifras de pobreza y vida indigna en países desarrollados europeos, un periodo en el que la necesidad extrema se ha reducido como se apunta en el informe “Pobreza y Prosperidad Compartida” del Banco Mundial, pero no los niveles de desigualdad que no auguran un reequilibrio social hasta al menos el 2030.

“Poner fin a la pobreza extrema no es un sueño. Es una realidad posible. Hay esperanza”. Esto lo decía mi padre con una convicción que mantenemos en la FVF porque ahora ya estamos comprobando, en la cotidianidad de las familias, en el acceso a derechos básicos como el agua, el alimento y la vivienda, que existe un camino para vencer la lacra de la pobreza.

Josep Giralt
22.09.2016
La Fundación

«Todo lo que te ocurre a ti, me ocurre a mí. No puedes mirar el sufrimiento de los otros sin sentirlo dentro de ti. Puedes mirar o no mirar, pero ese sufrimiento te duele a ti también, y cuando te das cuenta te sientes responsable. Y piensas, ¿qué puedo hacer?» Vicente Ferrer sintetizo así su vida y obra. En definitiva, aprendió a sentir antes que a comprender. La Guerra Civil Española le enseñó, desde muy joven, que no existe nada más importante que las personas, y que nunca debe anteponerse un ideal a una vida humana. En contra de la teoría dominante que proclama que no hay nadie indispensable, el cooperante demostró con su idiosincrática forma de entender la justicia y los derechos humanos, que dicha premisa neoliberal es incierta. La diferencia entre una persona grande y una persona mediocre no está en sus conocimientos ni en su experiencia, está en su manera de ser. 

La diferencia entre una persona grande y una mediocre no está en sus conocimientos, sino en su manera de ser

Desde que en 1969 decidiera poner en marcha junto a Anna Ferrer  su proyecto de cooperación, han sido muchos los profesionales  de la fotografía que han viajado para conocer su trabajo. Para la Fundación es fundamental contar con la colaboración y amistad de todos ellos, puesto que concebimos la fotografía como un lenguaje universal. El periodismo y el fotoperiodismo tienen el deber de ser útiles a la sociedad enfrentándose abiertamente a un sistema  político, económico y social cada vez más contrario a la equidad y la justicia, y cuyo concepto de éxito es el triunfo del individualismo. Pensamos, como Albert Camus, que «En esta tierra hay plagas y víctimas y, en la medida de lo posible hay que negarse a estar con la plaga».

Raquel Artiles
09.09.2016
La Fundación

Cuando Lakshmi llegó al hospital de Bathalapalli, de la Fundación Vicente Ferrer, se sintió fracasada. La única decisión que había tomado libremente hasta ahora, la de quitarse la vida, se había frustrado. Los médicos lograron que sobreviviese tras haber ingerido un pesticida que cogió del armario donde su marido, agricultor, almacena los productos para cultivar.

Lakshmi es uno más de los casos de intento de suicidio que llegan a los hospitales de la India rural donde atentar contra la propia vida es frecuente. En ocasiones, la única posibilidad para escapar de la violencia que engendra la pobreza es huir hacia la muerte. Y en la mayoría de los casos la dote está detrás de esta drástica decisión.

En ocasiones, la única posibilidad de escapar de la violencia que engendra la pobreza es huir hacia la muerte.

Núria Torre
Núria Torre
23.08.2016
La Fundación

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) atiende miles de partos al año a través de la red hospitalaria establecida en el distrito de Anantapur. Bathalapalli, Kalyandurg y Kanekal son las tres ciudades, por orden de mayor a menor complejidad en la atención pediátrica y neonatal respectivamente, en las que Vicente y Anna Ferrer decidieron instalar los hospitales rurales que atienden hoy en día más de trece mil partos asistidos al año. El hospital de Bathalapalli asiste 4.000 partos al año, dispone de 30 camas en la UCI neonatal, 5 en la UCI pediátrica y 80 en pediatría. El hospital de Kalyandurg, al que acuden mujeres gestantes con cuadros de menor riesgo, atiende 7.000 partos anuales, con 15 camas en la UCI neonatal y 30 en la planta de pediatría. Estos números podrían compararse con los de cualquier hospital grande de la ciudad de Barcelona.

La India se enfrenta a tasas de mortalidad neonatal e infantil mucho más altas que las de un país de Occidente. A priori, cualquiera podría pensar que esto es debido a la calidad del parto, pero el problema es mucho más complejo y está íntimamente relacionado con la salud maternoinfantil, la pobreza y la atención tanto en el parto como en el momento del nacimiento del bebé. Todo empieza con las condiciones de salud de la madre (anemia y/o desnutrición), las falsas creencias relacionadas durante el embarazo (restricciones dietéticas y/o aumento del trabajo físico) y el desconocimiento de la importancia del control prenatal. Todas estas condiciones implican que el/la bebé y la madre no lleguen en las mejores condiciones al parto, convirtiéndolo así en un momento de alto riesgo. Además, todas y todos los recién nacidos se enfrentan a creencias post-parto perjudiciales para su salud, como pueden ser las quemadas rituales alrededor del ombligo o ser alimentados por leche de cabra.

Xavi Pitarch
17.08.2016
Viajes

Son las 5 de la mañana y suena mi despertador en el campus de la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur. Hoy madrugo más de la cuenta porque vamos a ver los primeros entrenamientos en las instalaciones deportivas de la FVF.

Como deportista amateur, aprovecho mi viaje para comprobar cómo viven las niñas y los niños la experiencia de integrar en su día a día el ejercicio físico, una actividad que combinan con clases de informática e inglés. No se trata de un Centro de Alto Rendimiento. La Fundación trabaja con el deporte como una herramienta más en la educación y desarrollo de los jóvenes, y en un camino para mejorar su integración.

Son las 05:30h de la madrugada. Todavía no ha amanecido, pero los modestos comercios de la zona empiezan a ponerse en marcha y en la carretera ya circula el característico tráfico ruidoso y los animales se mueven en busca de algo de comida. Cogemos un rickshaw que nos lleva hasta la zona deportiva de la Fundación. Nos acompañan dos voluntarios que dan su apoyo a la FVF a través del tenis y las clases de inglés. Se muestran entusiasmados con su labor, y nosotros con la pasión que transmiten sus palabras.

Llegamos en 10 minutos. Las instalaciones, sin lujos pero con todo lo necesario, tienen campos de cricket, de fútbol, de hockey, gimnasio, una pista de atletismo y varias pistas de tenis, a la espera de nuevos proyectos.

Jordi Folgado
28.06.2016
Familia Ferrer

© Josep Giralt / FVF

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”, esta frase de Ghandi continúa marcando el paso –lento- de quienes luchamos por la erradicación de la pobreza extrema en un país que, a pesar de contar con una Constitución modélica, no acaba nunca de salir del círculo de pobreza, que se perpetúa por muchas razones; una de ellas es su superpoblación.

El mundo entero se enfrenta a las consecuencias del crecimiento demográfico y el paulatino agotamiento de los recursos que esto supone. Pero en el caso de la India, su situación de partida complica mucho la aspiración de lograr un país sin desigualdades. 300 millones de personas viven en la pobreza más extrema. En 2022, la India desbancará a China y se convertirá en el país más poblado del planeta, con 1.400 millones de habitantes.

Algunas de las causas tienen su base en prácticas muy extendidas como los matrimonios tempranos, el convencimiento de que cuantos más hijos se tengan más ingresos se pueden obtener, o la preferencia por los hijos varones, que llevan a las mujeres a tener descendencia hasta que nazcan uno o varios varones. Todas estas creencias son, en buena parte, consecuencia de la pobreza y perpetúan la miseria.

Montse Ortiz
28.04.2016
La Fundación

© Oriol López Munté

En septiembre de 2015, en Nueva York, 193 estados miembros de Naciones Unidas adoptaron la nueva agenda de desarrollo sostenible. Esta agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) que sustituirán a los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), durante los próximos 15 años.

Los ODM significaron un punto de inflexión en el ámbito de la cooperación internacional al desarrollo. Por primera vez, se reconocía que la pobreza en el mundo era una responsabilidad política compartida de todos los países y se fijaban unas metas y prioridades de desarrollo global. A pesar de los progresos que ha habido durante estos 15 años (700 millones de personas menos viven en la pobreza extrema; la tasa de matriculación de niños y niñas de primaria se sitúa cerca del 90%; se ha reducido a casi la mitad la mortalidad infantil así como el porcentaje de personas sin acceso a agua potable), todavía quedan muchos desafíos globales que no se han podido abordar con los ODM.

Las desigualdades, por ejemplo, ni tan siquiera aparecían en los ODM.  En estos últimos años, las desigualdades lejos de reducirse se han incrementado entre los países y los hogares más ricos y más pobres. En India por ejemplo, las desigualdades entre ricos y pobres y entre las zonas rurales y urbanas se han acentuado. A pesar de que la democracia más grande del mundo aparece entre las primeras economías mundiales, el 75% de su población vive aún con menos de dos dólares al día.

Páginas

Suscribirse a

"Desde la Fundación Vicente Ferrer siempre hemos notado vuestra cercanía, pero queremos aproximarnos todavía más. Por eso ponemos en marcha una sección de blogs para trasladar directamente nuestros mensajes, nuestros proyectos, contar a la sociedad lo que hemos hecho desde hace 45 años y los retos que quedan por abordar. Queremos, fomentar en las nuevas generaciones el espíritu de la solidaridad, contribuir a expandir su mirada, en ocasiones condicionada por las constantes  propuestas consumistas y por un cierto conformismo social."

Anna Ferrer

Autores

Ana Pastor
Reconocida periodista que destaca por su compromiso social.
Rosa Maria Calaf
Rosa María Calaf Solé es una periodista española y antigua corresponsal de RTVE
Moncho Ferrer
Director de Programas de la Fundación Vicente Ferrer
Jordi Folgado
Director general de la Fundación Vicente Ferrer
Raquel Artiles
Periodista, especializada en los últimos años en el tercer sector.
Anna Ferrer
Presidenta de la Fundación Vicente Ferrer.